La ruta talayótica de Menorca sobre ruedas

Si hay una visita obligada en Menorca es la denominada ‘ruta talayótica’, un recorrido único para conocer no sólo esta singular parte del patrimonio de la isla… también es un apasionante viaje en el tiempo que nos habla de la antiquísima presencia humana y sus habilidades para dejar constancia de su paso por este territorio insular. Nuestra sugerencia del mes: aprovecha tu estancia y dale el mejor uso a tu vehículo de Menorcarent para acercarte a monumentos milenarios y únicos.

Se denomina cultura talayótica de Menorca a las costumbres y técnicas de las sociedades prehistóricas y hasta la conquista romana, fijada en el año 123 antes de nuestra era. Hablamos de una ocupación humana que empezó hace cuatro mil años y que nos ha dejado un legado inigualable: en solo 700 km cuadrados de superficie, Menorca alberga más de 1.500 monumentos talayóticos.

Te proponemos un recorrido (ni mucho menos el único) basado en el criterio de cinco periodos históricos diferentes. Es la propuesta de una de las fuentes dedicada al estudio de estas construcciones, algunas tan representativas, como las ‘navetas’ y ‘taulas’ que no encontrarás en ningún otro lugar del mundo: la Universidad de Barcelona y el Grupo de Arcqueoecología Social Mediterránea.

Dólmenes y casas naviformes en Alaior y Ferreries

rrancamos en el municipio de Alaior visitando el dolmen de Ses Roques Llises, un monumento funerario que no sólo es el mejor conservado, sino una de las construcciones más antiguas de Menorca. Se atribuye a los primeros pobladores y al periodo dolménico, entre el 2100 y el 1600 antes de nuestra era. A algo más de 16 km por la ruta más rápida, la Me-1 y en apenas 19 minutos llegamos a Ferreries. En realidad, avanzamos unos cuantos siglos de prehistoria y llegamos al periodo naviforme (1600-1050 a.n.e.) donde nos encontramos con el poblado de estas características más importante de la isla menorquina: el yacimiento de Son Marcer des Baix.

Navetas y posteriores talayotes

Hasta 850 años antes de nuestra era, la población menorquina va concentrándose en núcleos más grandes y las ‘navetas’ viven su plenitud. Indudablemente la naveta des Tudons (Ciutadella), una tumba colectiva, es la más emblemática de todas. Por desgracia, el pasado mes de marzo fue víctima del vandalismo contra el patrimonio arqueológico y permanecerá cerrada al público hasta su total restauración. Como alternativa te sugerimos que te dirijas a la capital de la isla para visitar las dos navetas de Rafal Rubí. Ambas tumbas colectivas están muy cerca entre sí.

Sin abandonar Mahón entras de lleno en el periodo talayótico (entre el 850 y el 550 antes de n.e.). En el yacimiento de Cornia Nou se conservan en buenas condiciones dos talayotes (torres troncocónicas de las que debe su nombre la cultura talayótica). A un km de la población mahonesa tienes la opción de visitar Trepucó, y en dirección a San Clemente el talayot de Torelló.

Y llegaron los romanos de Quinto Cecilio Metelo

Como te decíamos antes, en el 123 de nuestra era el general Quinto Cecilio Metelo conquista la Balearis Minor y comienza otro ciclo apasionante… hasta ese momento, en pleno periodo postalayótico, los habitantes de la isla han hecho de una construcción de carácter religioso conocida como recinto de taula, el edificio principal de sus poblados.

No tienes que abandonar Mahón para conocer la taula de Talatí de Dalt. Pero puedes cerrar el círculo de este recorrido donde lo iniciamos: en la taula del poblado de Torralba d’en Salort, en Alaior. Los restos de esta construcción y recinto se encuentran entre los más espectaculares y bellos de Menorca.

Esperamos haberte hecho una sugerencia atractiva…Ahora elije en nuestra flota el vehículo que mejor se adapta a tus necesidades y ¡déjate llevar por este indispensable legado menorquín!.

 

 

 

 

It\'s only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Print this page
Print